La Illeta dels Banyets. (El Campello, Alicante).

El Yacimiento arqueológico de la Illeta, representa uno de los enclaves más curiosos de la costa alicantina. Se trata de un emplazamiento estratégico envidiable con una historia que empieza hacia la Edad del bronce y que desarrolló su actividad hasta la época romana imperial y extendiendo su ocupación hasta el siglo XI.

La Illeta dels Banyets tiene una situación geográfica excepcional. El yacimiento es de fácil acceso, justo al lado del puerto deportivo de El Campello. Su nombre (Illeta) proviene de su antigua situación, alejada unos metros de la costa. Algunos estudios indican que en la antigüedad, este “illeta” (o pequeña isla) se encontraba unida de forma natural a la costa pero que con el paso del tiempo se separó (parece ser que a causa de un terremoto) dando lugar a este curioso yacimiento. En 1944 se unió nuevamentede manera artificial a la playa utilizando dinamita que destruyó parte del yacimiento arqueológico.

leyendas

Imagen Vía

Por desgracia, tanto con la voladura de 1944 como con la erosión natural y las continuadas acciones de expolio a lo largo de la historia, el yacimiento sufrió grandes desperfectos. En la actualidad, este yacimiento está totalmente adaptado a las visitas y cuenta con un itinerario e indicaciones fácilmente reconocibles.

Las primeras investigaciones

PRIMERA ETAPA
Hacia los años 30 del pasado siglo dieron comienzo los primeros proyectos de excavación arqueológica en la Illeta dels Banyets de la mano del conocido humanista alicantino Figueras Pacheco. En la época de las primeras excavaciones, el yacimiento estaba todavía separado de la costa por unos metros de agua.

En estas primeras aproximaciones salieron a la luz objetos prehistóricos (que es la prehistoria link) de la Edad del Bronce, de época ibérica y romana. Tres niveles estratigráficos diferentes de asentamiento que ofrecieron una visión de lo que pudo ser un asentamiento tradicional en época antigua.

SEGUNDA ETAPA
Ya en los años 40 el Padre Belda, director del Museo de Alicante, tomó el relevo de Figueras Pacheco y continuó con los trabajos de excavación. Como ya he indicado, en el año 1943 se produjo una voladura con dinamita que unió la isla a la playa y, al mismo tiempo, destruyo parte del registro material del yacimiento que ya nunca más pudo recuperarse.

Si por este atroz atentado contra el Patrimonio fuera poco, de estas excavaciones no se guarda documento alguno ni restos arqueológicos que pudieran permitirnos estudiar el enclave. Nada se sabe de esta segunda fase de excavación ni dónde fueron a parar los materiales.

cisterna

cisterna (Imagen Vía)

TERCERA ETAPA
El yacimiento estuvo abandonado y pasó al olvido hasta los años 70 cuando el arqueólogo Enrique Llobregat comenzó una serie de excavaciones arqueológicas, ahora sí, siguiendo el método científico arqueológico y recogiendo toda la información posible del yacimiento.

Desde 1974 y hasta 1986 se realizaron un total de 15 excavaciones arqueológicas que permitieron averiguar más sobre este enclave comercial privilegiado y sacaron a la luz toda la estructura del poblado en sus diferentes etapas: viviendas, almacenes, templos, altares privados y un sinfín de material arqueológico que hoy en día se conserva en el MARQ de Alicante.

En los primeros años de siglo XXI se publicaron trabajos referentes a la distribución cerámica que ponían de manifiesto la importancia que debió tener este pequeño enclave como punto de importación y exportación de cerámica en la Península Ibérica.

casa del cura

casa del cura (Imagen Vía)

Las diferentes etapas del yacimiento.

Estos trabajos permitieron estudiar mejor el yacimiento y gracias a ello se localizó una choza prehistórica de la Edad del bronce (hacia el siglo XI a.C.) y se estableció que el poblado ibérico era de en torno a la mitad del siglo V a.C., con restos de casas íberas, dos templos y almacenes, y que estuvo ocupado hasta bien entrado el siglo III a.C. cuando se abandonó temporalmente.

Posteriormente, el enclave vivió otra época de esplendor en época romana. Más adelante el poblado siguió ocupado hasta que en el siglo XI se abandonó definitivamente. En este nivel estratigráfico es donde se han datado una villa romana con unas pequeñas termas y algunas zonas de explotación agrícola. Las balsas artificiales que se encuentran colindando el yacimiento formarían parte de las piscifactorías de esta época romana.

Tanto los restos de época ibérica como los de época romana, evidencian la importancia que la Illeta dels Banyets debió tener como enclave comercial y de explotación agropecuaria y alfarera. Se han documentado zonas de almacén y de explotación del vino y aceite que se utilizaría para intercambiar con productos de lujo provenientes de Grecia y la franja Sirio – Palestina.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-aventura-del-saber/aventura-del-saber-tunel-del-tiempo-illeta-dels-banyets/2588618/

Un yacimiento que bien merece la visita.

Pese a que el yacimiento de la Illeta dels Banyets ha sido testigo de numerosas reconstrucciones y remodelaciones, se ha conseguido recuperar las calles principales y los cimientos de gran parte de los edificios más representativos.
Pese a que se aprecia poco del los restos originales, resulta muy agradable la visita y pasear por las calles de lo que fue todo un poblado marítimo y enclave comercial por excelencia. Como restos más destacados podemos encontrar los restos de piscifactorías de época romana, los almacenes donde se guardaba el trigo y las tinajas de vino, habitaciones con su lagar (uno de los pocos documentados en la Península Ibérica) donde se prensaba el dulce líquido, una cisterna que servía de avituallamiento y una enorme caldera que sirvió para dar calor a las termas.

illeta dels banyets

(Imagen vía)

Todos los restos están bien señalizados y contextualizados, permitiendo al visitante hacerse una idea de la estructura urbana y la arquitectura de los edificios.

Estas construcciones junto con un santuario y altares votivos reflejan la riqueza que un día pudo tener este pequeño, pero seguramente ajetreado, poblado. Incluso si echas la vista hacia la isla de Benidorm, puedes imaginar ver venir a los barcos fenicios repletos de cerámica griega y productos exóticos para atracar en el puerto.

Para su visita

Cómo llegar a la Illeta dels Banyets:

-Con el Tram: Parada – El Campello-Poble Espanyol
-Con el autobús C-53 (Desde Sant Joan d´Alacant): Paradas – C/ San Bartolomé (edf. Mistral).

Puedes visitar el yacimiento de la Illeta en las siguientes franjas horarias:
De martes a sábado :
Mañanas de 10 a 14h
Tardes de 15’30 a 17’30
Domingos y festivos:
Mañanas de 10 a 14h.

El Autor

perfil_Adrián_Carreton

Adrián Carretón: Es arqueólogo y cuenta con experiencia de campo en Irlanda, Italia Reino Unido y España. A través de Arqueoblog, se dedica a la divulgación y enseñanza de la Arqueología.

 

Acerca de Felipe Perea (113 artículos)
Humanista, Formador y Técnico de Turismo y Marketing. Manchego y Toledano. Apasionado por los Viajes y la Cultura alternativa, investigador a tiempo parcial de la España mas desconocida.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. Informe Mensual #3: enero 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*