Las Sábanas Santas de Noalejo, (Jaén).

Toda la geografía de nuestro país esta llena de curiosidades, lugares sorprendentes que nadie espera, enclaves que a veces guardan objetos que se salen de lo común y que al viajero pilla de imprevisto. El mundo de las reliquias es sin duda uno de los mas curiosos, pequeñas iglesias en lugares remotos  a veces guardan alguna de ellas, sus historias suelen guardar avatares históricos sobre su llegada a ese lugar, donde ahora descansan a ojos de curiosos e investigadores que acuden a conocerlas . Este es el caso que abordamos, las llamadas Sábanas Santas de Noalejo, en el pueblo Jienense del mismo nombre, una auténtica sorpresa para el que la visita y más aún en nuestro caso que pudimos cogerla con nuestras propias manos, toda una experiencia histórica emocionante.

Las Sabanas Santas Españolas

Tomando como base la famosísima Sabana Santa o Santo Sudario de Turín (y suponiendo que esta es la original, sea cierto o no su origen divino o humano), existen una gran cantidad de Sabanas Santas o sudarios a lo largo de todo el continente. En nuestro país son conocidas 20 Sabanas Santas, mantos, paños etc…, entre los que destaca por su popularidad el Santo Sudario de la Catedral de Oviedo, el de Valladolid (Monasterio de Sta. Catalina de Siena), el de Torres de la Alameda entre otros. El resto podéis consultarlo en el mapa a continuación.

Fuente Mapa   http://www.alotroladodelarealidad.com

Hay que destacar el enorme potencial de atracción de fieles (turistas de la época) que producían estas Reliquias, que además suponía una enorme rentabilidad económica al lugar donde se encontraba dicho objeto sagrado, así surgieron numerosos lugares que decían poseer el verdadero sudario de Cristo, o una copia del mismo que había estado en contacto con el original y se había impregnado de su santidad, buscando en muchos casos más el aumento de sus arcas que el de la Fe de los que acudían.

El caso de Noalejo es especial,  en una localidad de apenas 2000 habitantes nos encontramos nada mas y nada menos que con dos Sábanas Santas, pero ¿Por que?.

Altar Mayor de la Iglesia Parroquial de Noalejo

Altar Mayor de la Iglesia Parroquial de Noalejo

 

¿Donde están las Sabanas Santas de Noalejo?.

Noalejo se encuentra en la A-44 conocida como la Autovía Jaén-Granada. Es el ultimo pueblo Jienense antes de llegar a la provincia de Granada.

Iglesia parroquial de Noalejo, donde se encuentra una de las Sabanas.

Iglesia parroquial de Noalejo, donde se encuentra una de las Sabanas.

La Sabana Santa que pudimos conocer se encuentra en la Iglesia Parroquial.. Hay que contactar con el Párroco con antelación (unos días antes) para poder verla. En nuestro caso, contactamos varios días antes pidiendo cita, no se nos puso ningún impedimento. Es de agradecer la amabilidad del Cura, así como de una de las integrantes de la Cofradía, los cuales nos atendieron en todo momento, deseosos de difundir parte del Patrimonio artístico de su localidad, y que se lamentaba no poder exponer las Sábanas en unas urnas debido a la falta de dinero. Nos permitieron hacer fotos e incluso poder coger entre nuestras manos este objeto histórico, por todo ello solo podemos tener palabras de agradecimiento para ellos.

sabana santa noalejo

Vista general de la Sabana Santa

La segunda Sábana Santa es similar a la sita en la Parroquia, y se encuentra en una de sus Ermitas.

 

Conociendo la Sábana Santa.

Las Sabanas Santas de Noalejo son en teoría dos replicas del Santo Sudario de Turín, ambas realizadas por el mismo artista, el cual sin duda debió conocer y copiar el Santo Sudario Turinés  o una copia del mismo, de las que se realizaron un gran número. En mi caso solo pude ver la Sabana situada en la Parroquia, la otra se encuentra en una Ermita de la localidad y es similar a esta.

sabana santa noalejo

Destaca que la figura de la misma aparece a la vista del ojo humano como “en relieve”, quizá el autor pretendía dar mayor realce a la pintura, es curioso porque se hizo un estudio fotográfico de la misma, y al sacar su positivo la figura aparecía de manera tridimensional. Lo mas probable es que el artista que pintó la tela quisiera hacer un trampantojo a ojos del público, para dar una mayor sensación de veracidad a la misma y provocar mayor emoción en los fieles que la visitaban.

sabana santa noalejo

Vista general de la Sabana Santa de la Parroquia de Noalejo

Como podéis ver en la imagen, la Sábana se encuentra en perfecto estado, se guarda enrollada con sumo cuidado. En ella se puede ver la parte frontal y trasera de una imagen, con un aspecto tridimensional o en relieve anteriormente citado.

sabana santa noalejo

Tela rasgada de la Sábana, cuyos trocitos se utilizaban como talismán protector.

A la Sábana le faltan algunos trocitos en una de sus terminaciones, debido a que los jóvenes de la localidad que iban a la Guerra, se solían llevar un pequeño trozo de la misma para que les devolviera a sus casa sano y salvo, lo cual parece ser ocurría en la mayoría de las ocasiones, cosa que acrecentó el poder milagroso de la tela.

Pese a los avatares que ha sufrido se encuentro en una muy aceptable buen estado y tocando la tela no da la sensación de estar ante un objeto histórico con casi 500 años de antigüedad, fue por ello un lujo, un privilegio y emocionante poder tener en mis manos un trozo de historia tan simbólico.

sabana santa noalejo

 

Historia y Mito de las Sábanas Santas de Noalejo.

Doña Mencía de Salcedo, a la par dicen Fundadora de Noalejo, fue una Dama noble de la época de Isabel de Portugal y lavandera de Carlos I. Trás la muerte de la Reina se afinca en Noalejo, dicen que por sus aguas sanadoras, en tierras que la Reina le había donado. Doña Mencía recibió en herencia multitud de objetos de considerable valor en reconocimiento a los servicios prestados, entre los que destacan las dos réplicas de la Sabana Santa de Turín (estas dos replicas fueron un regalo que le hizo Carlos I a su esposa) posteriormente la dama las llevó a Noalejo. Al morir la reina (1539), Doña Mencía se marchó a Noalejo, hacia el año 1548, donde construyó un palacio, en el cual hicieron un pasadizo que comunicaba el palacio con la iglesia. Este pasadizo sirvió para que Mencía pudiera ir a la iglesia sin necesidad de salir a la calle. Durante las Guerras el pasadizo sirvió de escondite para proteger a los habitantes que en aquellos tiempos vivían en la villa. Las dos sabanas fueron custodiadas por Mencía en su palacio. Estaban introducidas en un baúl de madera, y dentro de este baúl estaba la sabana, plegada en cuatro partes, con el rostro hacia arriba. Probablemente, Mencía las doblo de esta manera para disimular que eran unas mortajas. Cuando Mencía creía que iba a morir, cruzó el pasadizo y depositó el baúl en la iglesia, detrás de la réplica del cuadro de la patrona. En 1580 muere Mencía y las Sabanas se quedan en la localidad hasta hoy día.

sabanas santas noalejo

Imagen del rostro de Jesús en la Sabana Santa de Noalejo

Ya en el S.XX se empiezan a atribuir milagros a las telas y la gente de Noalejo empieza a tomarlas en consideración. El año 1905 fue un año de sequía. Los habitantes de Noalejo temían perder sus cosechas. El pueblo organizó una procesión desde la Ermita, que era donde se encontraba el verdadero lienzo, hasta las eras del pueblo. Dicen que el acompañamiento a esta procesión fue impresionante, más de tres mil almas. El milagro no tardó en producirse: Eran las cuatro de la mañana de otro día, cuando la voz del sereno anunció la lluvia. En 1934 temiendo que la robaran o destruyeran la gente del pueblo se preparó para cambiarla de lugar. El cambio sería el siguiente: Al estar la Ermita en la periferia del pueblo y temiendo los fieles que pudieran asaltarla, se pondría en la Ermita la réplica y en la Iglesia, al estar en el centro se pondría la original. En la iglesia nunca se había tocado el cuadro de la virgen por detrás y cuando lo cogieron, vieron un baúl cerrado. Lo abrieron y vieron un rostro, pero no le dieron importancia a aquel descubrimiento. Una vecina del pueblo, que en aquel momento se encontraba en la iglesia, las cogió y se las llevó a su casa y cuando abrió el baúl, quedó sorprendida pues cuando llegó a extenderlas se dio cuenta que no era solamente un rostro, sino que era el cuerpo completo de una persona (en aquel tiempo, pensaba la mujer que era el de Jesús). La mujer guardó el secreto y no dijo nada. Esta mujer le dio un pequeño trozo de sábana a cada hijo cuando se marchaban a la guerra. Estos hijos tuvieron el trozo de tela en el bolsillo y cuando volvieron del frente volvían intactos y sin ningún desperfecto, pero los dos trozos que estaban seguros de llevarlos en el bolsillo habían desaparecido. La mujer después de la Guerra, las dobló tal y como se las habían encontrado, las depósito en el baúl y las devolvió a la iglesia, donde las depósito en el armario de la sacristía.

sabana santa noalejo

El descubrimiento en nuestro siglo, fue en el año 2001, cuando D. Andrés Santiesteban se puso a cargo de la parroquia del pueblo. Tras descubrir la reliquia el párroco del pueblo, lo consultó con el ayuntamiento, quienes llamaron a los investigadores de la revista “Año Cero”. Estos fueron a Noalejo quienes observaron las dos sabanas. Después de realizar algunas fotografías se marcharon con la curiosidad de porque había dos sabanas iguales. Tras analizar las fotografías se dieron cuenta de que son muchas las diferencias. Se puede observar que los cuerpos son iguales pero los rostros no. La sabana contiene en todo su perímetro unas letras latinas que leyéndolas de al revés, se averigua la fecha de su realización: 1527.

Imágenes de la Sabana Santa de Noalejo

 

Fuentes y más Info

http://www.revistaañocero.com/secciones/historia-ignorada/sabana-santa-noalejo
http://www.noalejo.es/el-municipio/patrimonio-historico.html
http://jaenpedia.wikanda.es/wiki/S%C3%A1bana_Santa_de_Noalejo
Acerca de Felipe Perea (113 artículos)
Humanista, Formador y Técnico de Turismo y Marketing. Manchego y Toledano. Apasionado por los Viajes y la Cultura alternativa, investigador a tiempo parcial de la España mas desconocida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*