Parafraseando uno de los Libros mas interesantes del investigador heterodoxo por excelencia, el gran Juan G. Atienza., «Los Santos Imposibles«, hoy vamos a conocer uno de esos componentes del Santoral cuyo nombre y Leyenda lo emparentan mas con su relación precristiana que con cualquier otro origen. Hace una temporada tuve la suerte de visitar el bello Monasterio de Poio (Pontevedra) lugar donde descansa una «Santa» poco conocida, cuyo génesis pagano se pierde en la noche de los tiempos, es Santa Trahamunda, patrona de la «morriña» gallega y cuya leyenda no deja de ser realmente sorprendente y curiosa, encontrándonos a toda una viajera en el tiempo y el espacio  y una pionera en la «teletransportacion«.

 

Interior de la Iglesia del Monasterio de Poio
Interior de la Iglesia del Monasterio de Poio

¿Como llegar al Monasterio de Poio?

Saliendo de la ciudad de Pontevedra en dirección a Sanxenxo, por la carretera C-550, a 2 Km. cogeremos un desvío a la derecha que nos llevará directamente al Monasterio, situado a unos 500 metros del cruce.

 

Fachada de la Iglesia del Monasterio de Poio
Fachada de la Iglesia del Monasterio de Poio

La Leyenda de Santa Trahamunda.

Según la tradición, Trahamunda era novicia en el convento de San Martín de la isla de Tambo cuando fue secuestrada en un ataque de los moros, según algunas fuentes por Abderramán I, y otros por su segundo nieto de Abderramán II. Llevada a Córdoba para unirse al harén, por su negativa fue encerrada en la cárcel durante once años. Según la leyenda, el 23 de junio pidió a Dios encontrarse en Poyo al día siguiente (de ahí que sea Patrona de la «morriña» Gallega) día de San Juan Bautista. Un ángel le dio una rama de palma. Sucedió lo que deseaba. Estando en su celda se esfumó, se trasladó, se escapó o se volatilizó y apareció en su pueblo natal de Poio (aunque algunas leyendas dicen que el lugar de llegada fue la isla de Tambo que se encuentra enfrente de Poio), como prueba irrefutable de su “milagro” traía consigo, cogida entre sus manos, una palma de Córdoba como testimonio de su venida real. Sus hermanas de fe la plantaron en el huerto y con el tiempo germinó una palmera que perduró como testimonio visible hasta el año 1.578.

Sepulcro Suevo de Santa Trahamunda.
Sepulcro Suevo de Santa Trahamunda.

Su tumba, de estilo suevo, se conserva en la capilla del monasterio de Poio. Su festividad se celebra el 14 de noviembre.

 

El Nombre Trahamunda.

El nombre de Trahamunda, no deja de ser un nombre desconocido y curioso. Etimológicamente es casi desconocido en nuestro idioma, pero las silabas «Tara» en sánscrito hacen referencia a «Conocimiento o Iniciación«, además mas curioso todavía es el parecido de Trahamunda-Taramundi, este ultimo significando «conocimiento superior o extrasensorial». Demasiadas coincidencias a mi parecer que relacionan este nombre con un pasado fuertemente pagano y con ritos precristianos de iniciación al conocimiento superior o extrasensorial, estando además toda la zona colindante con Poio llena de Santuarios Megalíticos y Castros, asociados al mítico Monte Castrove, muy cerca de allí.

Curiosa imagen de Oca dando de comer a sus crías, símbolo sagrado por excelencia, situado dentro de la Capilla de Santa Trahamunda.

 santa trahamunda poio pontevedra

Una «Santa» de orígenes nada claros.

Dentro del propio Monasterio (el cual según la Leyenda fundo San Fructuoso, otro santo enigmático por excelencia, que siempre aparece en lugares de fuerte influencia pagana y de celebración de ritos ancestrales y que en esta zona realizo el milagro de «andar por las aguas» en la vecina Isla de Tambo, otro lugar mágico de la comarca) se encuentra la talla de esta Santa, en una capilla a la izquierda del Altar, casi al lado de una de las Salidas de la Iglesia. La talla en sí representa a una Monja apoyada en una Palmera (como San Cristóbal, otro Santo de origen pagano), la Palmera recordemos que es un símbolo sagrado desde la Prehistoria y aparece representado como Resurrección o Victoria en el simbolismo Cristiano, el cual lo copia claramente de la mitología Egipcia: las diosas egipcias NUT, el cielo estrellado; HATHOR, la Gran Madre o Vaca Cósmica, e ISIS, dadora de Vida y otras diosas madres son citadas en los textos como Señoras de la Palmera.

Detalle de la Palmera de la Talla de Sta. Trahamunda
Detalle de la Palmera de la Talla de Sta. Trahamunda

Estas diosas vivían en el árbol, encarnaban en él y daban de comer y beber al difunto; también la asociaron a RA, dios del Sol creador, por la altura de su tronco, de hasta 20 metros, que al ser sin ramas, semejan columnas; y por el estallido en lo alto de sus hojas.  símbolo del Axis Mundi o columna que sustenta el mundo, el dosel que figura su copa se consideró que formaba la bóveda celeste, siendo sus frutos, a modo de racimos, estrellas y constelaciones. Todo este significado fue copiado por el Cristianismo, de ahi que aparezca incluso en la Arquitectura, como la famosisima «Bóveda de Palmera» de San Baudelio de Berlanga.

La famosa palmera de San Baudelio de Berlanga (Soria).
La famosa palmera de San Baudelio de Berlanga (Soria).

Relacionados.

El Cruceiro de Hío.

– San Salvador de Coiro, lugar mágico de Brujas.

 

 

8 Comentarios

  1. Desde pequeña se quién es Santa Trahamunda mis padres me contaron su preciosa leyenda. Yo, naci en Poio, es mi Santa y me encomiendo a ella en mis viajes . Me ha gustado mucho ver su maravillosa imagen.

  2. Cuando entre en el monasterio
    medio un escalofrío. Cuando vi a Santa Trahamunda. enseguida
    pedí saber su historia que impresionante, me compré el libro le e leído mas de una vez,
    he prometido volver sen ti tanta
    paz, es una iglesia angelical
    preciosa.

  3. Soy de Poio. Yo no veo paganismo por ningun sitio. Todos los Santos son imposibles para los hombres. Y la oca no es una oca sino un pelícano: lo de que el pelícano alimenta a sus crias con su sangre esuna bonita leyenda

  4. Efectivamente, Gabriel, que ya estamos viendo ocas y de ahí al juego de la Oca y a relacionar las cosas con juegos cabalísticos y demás hay un camino muy corto.

    Desde los más antiguos bestiarios, el pelícano es el símbolo del amor del padre hacia sus hijos, que le lleva a dar la vida por ellos. Eso es debido a la creencia de que este ave se desgarraba el pecho con el pico para alimentar a sus crías con sus propias entrañas, ofreciendo su vida para dar vida a su progenie.

    En realidad, lo que los antiguos naturalistas querían ver en esto, no es sino la costumbre del pelícano de alimentar a sus hijos mediante regurgitación del alimento almacenado en su tubo digestivo tras una jornada completa de captura de presas. Aunque esta estrategia de alimentación no es exclusiva de esta especie, no es difícil imaginar que así lo fuera, y lo que impresionaría ver en un ave de este tamaño (metro y medio de altura y envergadura alar de casi 4 metros) expulsar enormes presas de un tamaño acorde, sanguinolientas y rebozadas en jugos gástricos, que en la distancia se confundirían con las propias entrañas del animal.

    No es extraño, pues, que el cristianismo adoptase al pelícano como símbolo eucarístico, a semejanza de Jesús Salvador, que ofrece su propia vida para la salvación de sus hijos. Y, de hecho, no es una imagen infrecuente representada en muchísimos sagrarios repartidos por toda la geografía cristiana.

    Pero, sí, vende mucho eso de ver paganismo y cultos a la naturaleza.

    Saludos a todos.

Responder a Santa Trahamunda, la Santa imposible (Monasterio de Poio, Pontevedra). | Otra Iberia Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here